Logo
Imprimir esta página

GUERRA DE COBARDES

  • Martes, 05 Mayo 2020 10:45
  • tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente

"Honrarás a tu padre y a tu madre". Nuestros padres son Sagrados. Si no lo fueran Dios no los hubiera mencionado en sus Mandamientos. Ellos nos dieron la vida por Amor, y por ello somos fruto del Amor. La misma palabra de Dios dice que los ancianos son los sabios de la vida, los que mayor conocimiento y experiencia tenían, y por lo tanto, sabiduría, y ello les dotaba de aconsejar sobre derechos civiles y gubernamentales. Se les denominaba ancianos como sinónimo de líderes para sus gobiernos civiles por la responsabilidad que acarreaba. Pero no antiguamente cuando las familias funcionaban como tribus en sociedad dentro de cada familia, también hoy persiste esta realidad, o debiera ser así, pues lamentablemente se quiere erradicar por ciertos tipos de ideologías que de seguro van contra la misma vida.

Desde el departamento de la ONU en Europa se ha abierto una terrible y desgraciada guerra contra nuestros padres, contra los ancianos, las personas más viejas de nuestro planeta. Diputados de la misma organización declaran con auténtica simpleza que nuestros viejos sobran en este mundo. Exactamente estas fueron sus palabras: "Los ancianos viven demasiado y eso es un riesgo para la economía mundial. Tenemos que hacer algo y ya". Es deplorable descubrir qué gentes gobiernan nuestro mundo y, es lamentable que usen su poder para asesinar a las personas más inocentes e indefensas por mantener su status quo sin pensar en nada más que su propiaconveniencia. Estas palabras duelen al ver que estos señores no dudan en abusar del poder y la confianza que el pueblo les dió en anteriores elecciones. Preguntémonos que hay no en su cabeza sino en sus corazones ¿? Pues, nuestros ancianos son aquellos que con sangre, sudor y lágrimas, levantaron países destrozados por las guerras, fueron nuestros padres personas que construyeron sociedades pacificas donde reinaba la armonía y la igualdad de oportunidades poniendo en práctica el respeto por las democracias y libertades. Ellos dieron a sus hijos el conocimiento para superarse, para que fueran mejores personas, de bien y provecho. No dejaron de trabajar como esclavos para que a sus familias nada les faltara. Y, como recompensa les ofrecimos residencias porque la mayoría no cabían en la vida de los hijos a causa de estar aún más abducidos por el trabajo que solo reporta dinero y las vanidades de dicho dinero. De este modo se adentran en un círculo vicioso que ninguna felicidad les tributa, pero en sus mentes les acecha de continuo llegara más, quieren más y más y más, y consiguen tener mansiones, lujos de todo tipo, viajes y yates, pero no a sus padres porque molestan. Allí en dichas residencias tristes y solos se les apaga lentamente la vida. Entonces vienen los políticos y declaran que sobran los viejos. Pero como no los pueden asesinar directamente, inventan junto a sus socios clandestinos formas muy sutiles de eliminarlos. Tienen procedimientos en la sombra que son capaces de mermar sus sistemas inmunológicos al extremo de que un virus gripal pueda arrebatarles la vida. Y de este modo se funden cantidades de ancianos que a causa de sus debilidades caen. La corrupción política se ahorra las primas a las cuales tuvieron derecho después de una vida ofreciendo a sus generaciones, a estas mismas generaciones que deciden abandonarlos y eliminarlos del sistema porque dejaron de ser productivos.

Todas las guerras son por dinero y poder. Esta contra nuestros padres, mayores y abuelos, no es diferente. Son diferentes las formas pero el fondo sigue siendo poder y dinero para corruptos que se camuflan bajo el manto de la inocencia y hacen creer que defenderán los intereses de quienes les dieron voto.

¿Cuándo hemos dejado de honrar a nuestros padres?

¿Acaso no son iguales a cualquiera? ¿Quiénes se creen que son para decidir la muerte de los ancianos, de quienes mejor y más saben de la vida?

Matarás a tu padre y a tu madre porque dejan de ser productivos y son un incordio para el sistema de bienestar mundial. VERGÜENZA.

¿Cuándo hemos dejado de ser humanos?

Sólo mentes dementes son capaces de llevar a cabo exterminios contra personas indefensas porque según ellos no son de provecho para el sistema. Su sistema.

 

Blog de José Joaquín Llinares Nadal

 

Noticias

La Ribera

TNR

José Joaquín Llinares Nadal

J. Joaquín Llinares Nadal

Lo último de José Joaquín Llinares Nadal

Copyright © 2012 TUS NOTICIAS DE LA RIBERA