Tus Noticias de La Ribera

B.O.U. ante N.O.M.

Las siglas corresponden al significado siguiente:
BOU: BUEN ORDEN UNIVERSAL
NOM: NUEVO ORDEN MUNDIAL

El NOM tan de moda actualmente es un orden impuesto desde las elites que se autodenominan dioses de los hombres porque sus grandes fortunas y arrogancias así se lo permiten. Están por encima de todos y se creen los dueños y señores del mundo. Están por encima de cualquier institución puesto que las riegan con sus dineros. Están por encima de cualquier político de cualquier país porque compran sus almas y están por encima de cualquier ley porque compran jueces, constituciones, fiscalías, etc. El poder de Don Dinero es, parece ser, ilimitado. Y como bien dice la Biblia, no se puede servir a dos amos (al dinero –MAMON- y a la Verdad) a la vez como no se puede nadar y guardar la ropa, siempre se corre el riesgo de que te la roben y quedarte desnudo. Desnuda es como se está quedando la humanidad cuando conciben que las elites dominantes hacen y deshacen leyes a su gusto sin pensar en términos filantrópicos. Haz al prójimo lo que quisieras que te hicieran a ti. Una premisa que no tiene cabida en los pensares de quienes adoran el poder que les da el dinero, y que cada vez son más. El dinero no da la felicidad pero la puede destruir si uno no tiene una estructura interna sólida y fuerte, y una mente bienequilibrada.

Como he dicho está de actualidad hablar de un nuevo orden mundial, como si hubiera habido un viejo orden en el mundo y no hubiera resultado para quienes solo piensan en perpetuarse en las cimas del poder. Como si el pasado de la humanidad estuviera registrado sobre una base firme y ordenada, cuando en realidad tiene más de desórdenes en todos los sentidos y áreas mundiales, desordenes que estas mismas elites creaban para defender siempre sus intereses. Guerras, drogadicción, conflictos raciales, pobrezas y hambrunas, epidemias, pestes y enfermedades, tratas de blancas y de órganos, mafias y sectas, banderas falsas, etc. Simplemente hay que atreverse a rasgar el velo donde ocultan sus fechorías y mezquindades al mundo, creando una pantalla donde venden sus hipocresías revestidas de interés mundanal y descubrir su historial. Un mundo viejo, según ellos, inservible para sus nuevos propósitos, un mundo donde ha prevalecido la codicia, la avaricia frente a la generosidad, partiendo desde párvulos hasta el fin de una vida todo estávinculado a la desconfianza en el otro como si de un enemigo se tratara. La lujuria y la anarquía sexual como si de animales se tratara, apoyando y promoviendo el aborto a través de sociedades que hacen lo contrario a lo que deberían ser por defender criterios surrealistas cuando se trata de VIDA, sí, aborto que no es más que un arma criminal en manos de intereses que odian la vida, frente a la castidad, a la honestidad, la prudencia y la autorresponsabilidad. El saber pensar en las consecuencias a posteriori de ciertos actos deshonestos y sin tomas de precaución. Nihilismo absoluto sin importar lo que venga después. Perversión sexual por un poco de placer sin dignidad humana.

Un mundo donde la ira y la violencia han sido premiadas a través de factores mal interpretados como la competencia para definir desigualdades injustas donde son proclives discusiones sinrazón, donde se hacen héroes por arrodillar al otro, por humillarlo ante los demás. Que grandes somos cuando valoramos más un triunfo de quien vence una guerra que ha buscado desde las sombras para preservarsus propios intereses velándolos de intereses ciudadanos a pesar de matar a semejantes, niños, mujeres y hombres que nada tienen que ver, sesgándoles la vida sin contemplaciones como si de daños colaterales se tratara. Esos son los héroes y nunca aquellos que predican el amor al prójimo y practican la generosidad y el perdón. Estos son los miserables, los que dan su bondad a los demás. Violencia y caos frente a la paciencia, a la benevolencia, a la paz y a una educación de respeto y solidaridades, donde quienes tenían el poder se han ocupado de que así fuera. Estas cuestiones no rinden. No son productivas, ni rentables para los bolsillos del sistema de corrupción que se ha movido en las sombras del mundo mientras se les mantenía a los hombres y mujeres de bien entretenidos con mentiras dulcificadas con aspartamos tóxicos para sus humildes almas.

Un mundo de gulántropos donde una gran parte del planeta sufre de hambrunas resultado de dichos valores y ambiciones ocultas que no se dan a conocer a nadie pero que causan estragos en este viejo mundo que se empeñan en construirlo de nuevo. Si, este planeta, es tan generoso que sus tierras serían muy capaces de dar sus frutos a todos los que a día de hoy mueren de hambre por las injusticias que surgen de entidades multinacionales que no respetan la vida, pues, aun, a día de hoy mueren más de 6 millones de niños de hambre en el mundo por causas prevenibles. Pero es mejor mirar a otro lado cuando hay que defender lo de uno o unos señores que se dicen llamar elite y que no son más que escoria. La gula de unas sociedades donde a través de un mercado diseñado para que la esclavitud sea una virtud de muchos que cambian sudores y sangre en trabajos que amargan sus existencias por un poco de ese dinero que inventan los señores dominantes del planeta para así poder gastarlo en dulces que envenenan sus cuerpos, engordándolos de posibilidades farmacéuticas adueñadas por los mismos señores y amos de este imperio apocalíptico y vergonzoso. Sí, gulantropías frente a templanzas, moderaciones y tener en cuenta a los demás que son tan personas como cualquiera. Estas desavenencias en manos de estos señores que dirigen sus apetencias hacia donde les place llevan siglos, y jamás han hecho nada de lo que sí han dicho al público que puso sus confianzas en las palabras decoradas y bien intencionadas de mítines preparados para convencer al mundo de que son los más guapos y dispuestos del planeta para resolver los problemas que acucian al ciudadano. Pero, el pueblo no aprende por desgracia, no aprende que venden humo y sigue escuchando sus mentiras y sus delirantes discursos que rozan las sicopatías y esquizofrenias de un demente.

Un mundo donde reinan la soberbia, la chulería, el egoísmo y la fanfarronería vestidos de grandes coches, mansiones, títulos por doquier y como no, chicas gogó y cuerpos fornidos bañados con aceites de coco. Es decir, el paraíso para quienes venden supuesta dignidad y honor, un paraíso para quienes compren mentiras y por verdades. La verdad os hará libre y la mentira esclavos. Pero, son tan inteligentes que inventan lo que se denomina el lenguaje de género o de inclusividad. La mentira os hará libres, la mentira es libertad, la verdad esclavitud, y la ignorancia y sus mentes foscas se lo creen a pies juntillas. Y se suman a este gran fracaso disfrazado de éxito y a bailar. Se pierde hasta el auto-pensar y se adopta un pensamiento mermo e inútil que inhibe la facultad de reflexionar y profundizar en la vida. Se prefiere acumular orín y mugre en una existencia única antes que tesoros en el corazón que hacen del éxtasis de la vida una fiesta diaria. Ya no hay trascendencia ni superación espiritual, ahora hay supervivencia en el mar del engaño con ilusiones doradas que de nada sirven. Egoísmos de cartón frente a la humildad. Pues bien, ser humano es trabajar la humildad y ser un egoísta un soberbio es rechazar de pleno esta humildad sujetando la mentira con hilos finos que acaban por romper cuando el alma se harta de tanto despilfarro y de tanta juerga sin sentido, es entonces, frente a un gran y monstruoso vacío donde entra por fin una reminiscencia y esta da pie a la duda, y esta da pie a la pregunta: ¿ser o no ser, seguir o no seguir? En un cruce de caminos dos hay frente a ti, el camino grande sin esperanzas que sostiene tus pies o el pequeño y estrecho camino que muy pocos se atreven a pisar. Y la decisión es la madre de las ventajas. La buena elección se posa en el corazón que desea la paz.

Viejo mundo con viejo orden que quieren hacer de ti un nuevo mundo con nuevo orden los mismos que han llevado de la mano los holocaustos y las negligencias disfrazadas de intereses del ciudadano. No va ha haber nuevo mundo, ni nuevo orden. Seguirá habiendo más de lo mismo con cambios que sean del interés del interés de los señores de este imperialismo en las sombras que se propaga por todo el planeta disfrazado de mesías salvador. Es todo un engaño con los mismos defectos capitales que arruinan la opción de un BUEN ORDEN UNIVERSAL. El mundo que todos soñamos que puede ser donde la hermandad de los ciudadanos este regida por la dignidad de los mismos. Un mundo donde se eduque desde el alfa de la vida hasta el omega con principios y leyes universales como son aquello que nos humaniza y no aquello que nos animaliza en favor de unos pocos. Nadie es más que nadie. Y si el conocimiento da poder, nunca es para estar por encima de los demás sino para servir al prójimo y animarlo a que se supere a sí mismo. El nuevo orden mundial es pura ficción, un bulo hacia la obtención de un mayor poder para lobbies y elites que solo desean seguir sentados por encima de una ciudadanía aun ciega y sorda al estallido de esta bomba, y seguir su juego de tronos sin perder potestad alguna.

El hombre de bien solo desea vivir en paz, crear un apacible entorno para poder desarrollar su capacidad mental y espiritual. Un lugar donde reine la fraternidad, ser un igual solidario, con relaciones que enriquezcan sus almas. No es un sueño, está impreso en la genética espiritual, lo que ocurre es que damos entrada a las mentiras ajenas y dejamos, poco a poco, nuestro compromiso en manos de quienes venden paraísos ficticios que luego no son más que cloacas adornadas con excrementos de color que intoxican.

El hombre está destinado a vivir sus virtudes como son la paciencia, la temperancia, la ecuanimidad, la tolerancia, la generosidad, la humildad, la congruencia, la bondad, la justicia, el conocimiento, la pureza. El esplendor, la compasión, la santidad, la perfección, la infinitud, la unidad, la verdad, el poder de la responsabilidad, pero sobre todo el amor, porque es la más perfecta descripción del ser humano. Se es por amor, por el compromiso de proyectar en los demás lo que se es en esencia y por la misma expresión a través de las obras. Solo las obras identifican el carácter del hombre de bien.

Todo cambio esta subyugado a una transformación interna que se refleja en el exterior. ¿Realmente crees, amigo lector, que si esta élite de sujetos impíos propone un nuevo orden mundial va a ser por el bien de la ciudadanía mundial sin ellos estar dispuestos a transformar su actitud e intereses que les motivan a desarrollar agendas que, repito, van a favor de estos interesados y en contra de la humanidad? Dejemos de soñar y comprometámonos a desarrollar un BUEN ORDEN UNIVERSAL que nazca del interés de la ciudadanía basado, como proyecto, en los valores que de verdad sean capaces de aportar un reino de felicidad y salud en vez de un infierno más moderno del que conocemos histórica y personalmente a día de hoy.

Nunca se ha dicho que por tener más avances se es mejor persona. Todo depende de nuestra capacidad para despertar y comprometernos a llevar a cabo esa parte de BUEN ORDEN UNIVERSAL conociendo quien se tiene frente al espejo después de cantar el gallo. Tan sencillo como eso.

Gracias.

 

Blog de José Joaquín Llinares Nadal.

 

Noticias

La Ribera

TNR

José Joaquín Llinares Nadal

J. Joaquín Llinares Nadal

CONTACTA

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Copyright © 2012 TUS NOTICIAS DE LA RIBERA