Tus Noticias de La Ribera

Y DIJO: “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”

Esta fue la respuesta de Jesús al diablo cuando éste le tentó para que convirtiera las piedras en panes.

En la oración del "Padre nuestro" también se hace mención al pan: "...Danos hoy nuestro pan de cada día..."

En la última cena se repite la alusión al pan: "Tomad y comed. Esto es mi cuerpo..."en esta circunstancia el pan representa el cuerpo de Jesús.

A nivel orgánico, el pan representa el sustento diario para el cuerpo del hombre. Sin comida diaria llegaría la muerte. Pero también representa a un nivel más elevado la "palabra que da vida".

La cuestión es lo que el demonio pretendía de Jesús con tal tentación, seguida de otras citadas en Mateo 4; 1-11.

¿Querría asegurarse de que Jesús era el hijo de Dios? ¿Quería saber cuáles eran sus debilidades? ¿Si era mago, pretencioso, corruptible y manipulable?

Cuando una persona tienta a otra hay un motivo de fondo. Le sondea por algo, y es seguro que saliendo del diablo sería algo maquiavélico.

El pan tiene varias alusiones en estas palabras de Jesús. La primera de ellas en referencia al pan diario que la persona necesita para alimentarse. El cuerpo requiere de sus energías para mantenerse en forma y estas proceden de los alimentos. El pan de trigo o cebada, al igual que otros alimentos que nos brinda la naturaleza son la alianza del cuerpo con la vida, el cuerpo pide alimentarse, el estómago exige, para vivir, y por ley natural es responsabilidad individual dignarse a ello, pues, no olvidemos que el cuerpo es el templo de Dios en la tierra, y como almas hemos de cuidarlo y mantenerlo en condiciones para una mejor experiencia de vida.

El pan a niveles más elevados, simboliza, como bien declara Jesús en respuesta al diablo, la palabra viva. No obstante en la última cena lo rememora a sus discípulos al trocear el pan y repartirlo entre los presentes: "Tomad y comed todos de él porque este es mi cuerpo". Jesús es el alimento del hombre a nivel espiritual. Es palabra que da vida.

Jesús es el pan de la vida, el alimento del alma. Es el generador vitalicio del alma humana.

Satanás tentó a Jesús porque sabía quién era. Jesús es VIDA. El diablo es la muerte del hombre. Jesús representa la existencia del Espíritu de Dios en la tierra, el diablo la inexistencia, la entelequia, la carencia y privación de la vida. La sombra del diablo es la misma muerte. La luz de Jesús, la vida. La vida en todo su esplendor, magnificencia y belleza. Pues su obra quedó impresa en la historia de la humanidad. Este hombre caminó sobre las aguas, curó a los enfermos, a los paralíticos les hizo andar, a los ciegos regeneró su vista, a los sordos sus oídos, a los muertos los resucitó, calmó tempestades, sanó a los endemoniados, y resucitó, después de una cruel crucifixión en el tercer día de pascua judía.

Este hombre entre los hombres sino era Dios, o la representación de Dios, no era nada. Pues tan solo un rabí, o maestro de las sagradas escrituras no es capaz de tales hazañas. De qué manera se podría presentar un Dios de amor a la humanidad perdida sino no es con actos que nadie entiende, y que clasificamos de milagros.

Jesús es vida para el hombre, es la palabra de Dios impresa en sus actos. Las obran lo identifican, por sus hechos es conocido. Es la mayor oportunidad de la humanidad conocer a Jesús para vivir la vida con verdad y libertad. Estudiar sus obras y palabras es identificar al Dios de la creación, al creador del hombre en la tierra, dador de su espíritu, del soplo divino.

Habrá que romper algunos esquemas mentales con creencias erróneas desde infancias olvidadas para reaprender y entender que con Jesús se vive sin estar sujeto a dogmas y rituales que te obligan a ser reiterativo para ganarte el cielo. Con Jesús has ganado, siempre. El deja vivir y te enseña a ello. Simplemente.

No prejuzgues a este Hombre. Juzgarás con yerro a Dios. Dios se puso a la altura de los hombres con y en Jesús. No hay otra manera. No la hubo. Todo lo que piensas sobre el Hombre o el hijo del hombre como se solía llamar él, Jesús, cuestiónalo e indaga, te sorprenderás cuando su misterio entre en tu alma. Resucitarás entre los tuyos. Las almas son de Dios. No hay demonio que las pueda arrebatar, porque son proyección de la divinidad y representación de Jesús. Él es su regentor, su rey. Es el verbo hecho carne, la palabra que sale de la boca de Dios. Es Dios hecho hombre. El Espíritu en la materia.

Estudia como un infante la verdad, y la verdad te desvelará sus misterios. La Vida es un misterio, tú eres otro. Dedica tiempo a conocer a Dios, y el dedicará en plenitud a que conozcas tu corazón, la sede del amor, allí hallarás tu tesoro para vivir en el reino de la felicidad. Ese es el reino de Jesús. No lo dudes.

 

Noticias #Blog José Joaquín Llinares Nadal

La Ribera

TNR

José Joaquín Llinares Nadal

J. Joaquín Llinares Nadal

Más en esta categoría: « ANTONIO SEGARRA SELMA (ATIO)

CONTACTA

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Copyright © 2012 TUS NOTICIAS DE LA RIBERA